Logotipo de la Gaditana de Deporte Aficionado

Saber ganar, y por supuesto saber perder

                                                                             Tote,en ligas de verano (foto de archivo)

 

Todas las competiciones cobran emoción después de 8 jornadas

 

          Con las competiciones ya bien metidas en el primer tercio de la temporada, varios son los equipos que se posicionan en los puestos de arriba destacando, muchos de ellos llegan a estas primeras jornadas con casi todos los puntos en su casillero y todo es muy bonito. Algunos habituados a estar en ligas anteriores en zonas de arriba, ahora cuesta más trabajo y es que si hay algo que destacar en las cinco competiciones que organizamos en GDA, es el gran nivel que tienen cada una de ellas, y la máxima igualdad con la que se están desarrollando.

          “Qué bonito es ganar, que bien está la liga, que emocionante, hoy hemos vuelto a ganar cariño”, le decimos a la mujer al llegar a casa. Pero llega ese día en el que un equipo del cual no te esperabas te fastidia, y eso no nos gusta.

           Ya no es todo tan bonito y sale a relucir la figura del árbitro y sus posibles fallos.

           El fallo del árbitro va a existir siempre, no hay nada ni nadie que hará cambiar eso y con eso debe de vivir el deportista, le guste o no.

          En estas semanas atrás se han vivido momentos en donde los árbitros han tenido actuaciones en donde han demostrado estar a un nivel muy alto de conocimiento de las reglas de juego, tanto en futbol sala como en futbol 7, muy por encima del conocimiento de los propios jugadores.

          Me gustaría destacar la labor tan importante que desarrolla un árbitro dentro de una pista o un campo de juego, y donde en la mayoría de las ocasiones él se encuentra solo.

         Estos días atrás un portero se tomaba todo el tiempo del mundo para colocar una barrera, recibiendo un gol tras pitido del árbitro, o un delantero reclamaba muy efusivamente la tarjeta amarilla para un defensa que hacia un paradon debajo de palos, demostrando evidentemente que estaban ambos equivocados.

 

         Esto seguirá pasando, los errores de apreciación del árbitro también,  pero quiero destacar que las ligas locales en San Fernando tienen un nivel arbitral que NUNCA ha existido y lo más importante de todo es que día a día trabajamos para seguir mejorando.

        Como decimos en nuestra web:” cuando llegan los momentos de desaliento y derrota, podemos aprender a autocorregirnos y entender que debemos conocerla para ganar. La derrota, por sí misma, no es un elemento de frustración, sino de motivación.

       El deporte es una escuela para la vida que debe de servir a nuestros hijos, pudiendo ser también una escuela para la paz entre personas y equipos.

      Jugad con valor y decisión y recibid el resultado con sabiduría.”

 

                                                                                                                                                                                                                                     Luis Olivares, coordinador de árbitros en GDA

Temas: